Asociación Mutua Motera

              Teléfono de la AMM           Inicio   E-mail
 
Usted se encuentra en: Voluntariado
La red de recarga avanza con lentitud en EspañaImprimir
4 de Julio de 2018
volver
La red de recarga avanza con lentitud en España

La revolución eléctrica que se espera en la próxima década necesitará de una infraestructura de recarga considerable. España vuelve a mostrar su retraso tecnológico y empresarial a la hora de adaptarse a los grandes cambios que moverán la economía mundial durante las próximas décadas.

Las gasolineras son un negocio con fecha de caducidad. Eso no es nada nuevo, algo parecido ocurrió en su día con el aparentemente floreciente negocio de los videoclubs o incluso una décadas antes con las concurridas tiendas de LPs en vinilo. España necesitará una red de recargar de 11.000 electrolineras para atender un mínimo de 300.000 vehículos y lo hará contando con la actual red de gasolineras o sin ellas.

El terreno que dejan los grandes operadores petroleros lo acaparan con prontitud empresas emergentes y las grandes eléctricas. Endesa instalará 600 puntos antes de 2020, e Iberdrola ya piensa como entrar en el mercado de recarga de nuestros garajes.

No todas las petroleras son ajenas al cambio de tendencia, Repsol cuenta con 1.200 puntos de cargar proporcionados por Ibil, e incrementa su cartera de clientes eléctricos y de gas en 750.000 (hasta los 2,5 millones) mediante la adquisición de cinco plantas hidroeléctricas y de gas procedentes de Gas Natural Fenosa (ahora Naturgy). Movimientos en un mercado que hasta ahora le era ajeno y del que ya cuenta con el 2% de cuota. Para 2025 espera contar con el 5% del mercado eléctrico nacional.

Fuera de la infraestructura de recarga, Repsol apuesta por la movilidad eléctrica con la adquisición del 17% del fabricante de scooter Silence (en 2014 nació como Scutum).

El sistema de carsharing tampoco le es ajeno con la puesta en marcha de WiBLE, que operará de momento en Madrid con Kia. De momento es el Kia Niro, pero en dos años será una flota cien por cien eléctrica.

Los de Repsol no son los únicos movimientos que se registran entre las grandes petroleras. Shell está invirtiendo en la fabricación de baterías a través de Sennon y ha llegado a un acuerdo con la red de supercargadores Ionity. Una importante apuesta por el vehículo eléctrico, pues Ionity cuenta entre sus clientes a BMW, Daimler, Ford y Volkswagen.

Fuente


 
 
Aviso legal | Contacto | Localización