Asociación Mutua Motera

              Teléfono de la AMM           Inicio   E-mail
 
Usted se encuentra en: Voluntariado
Coches autónomos versus vehículo conectadoImprimir
11 de Junio de 2019
volver
Coches autónomos versus vehículo conectado

No es lo mismo un coche autónomo que necesita redes de comunicación de alta capacidad basadas en el 5G, que el vehículo conectado (V2V) que recibe información mediante sistemas maduros y de menor capacidad bruta como el WiFi.

Así mientras el Parlamento Europeo dirime la disputa entre los que apuestan por introducir directamente el sistema de comunicación más utilizado por las pruebas de desarrollo que se realizan desde 2004; el WiFi bajo estándar ITS-G5. O pasar directamente a una nueva generación de la que no existe ecosistema alguno pero que promete grandes logros basado en el despliegue del 5G.

El primero es un estándar más económico y abierto que puede evolucionar en un futuro hacia el 5G, y que ya cuenta con su ecosistema propio tras años de ensayos. El segundo es un sistema que dominarían en gran parte las teleoperadoras, porque solo ellas disponen de las complejas redes de antenas necesarias para la trasmisión de datos al alta velocidad del 5G.

Lo cierto es que con el ITS-G5 solo se consiguen la comunicación entre vehículos y de estos con las señales de tráfico y otros elementos de la carretera como los semáforos. Pero los vehículos autónomos no pueden hacer gran cosa con la escasa información que es capaz de trasmitir dichas redes. El vehículo autónomo necesita del 5G para su despliegue masivo.

De acuerdo con el estudio de Juniper Research, habrá más de 62 millones de vehículos con conexión V2V (Vehículo a Vehículo) en 2023, pero el vehículo autónomo se retrasa cada vez más y si hace unos años se mencionaba el 2015, ahora se habla del 2025-2030 o incluso más allá. La razón es la alta necesidad de contar con carreteras inteligentes y con ya mencionado 5G.

Mientras la batalla industrial y tecnológica se bate en los pasillos del Parlamento Europeo, algunos fabricantes han optado por lo práctico y están desarrollando los sistemas de manera conjunta.

Este es el caso de Volvo que desde el año pasado ensaya en Suecia la comunicación entre los automóviles de Volvo Cars con los camiones de Volvo Trucks. Unos ensayos prometedores que han atraído la atención de otros fabricantes.

Ahora Daimler (Mercedes-Benz), BMW, Ford y Volvo, junto con Tom Tom y Here Technologies, han unido fuerzas en torno al proyecto European Data Task Force, creado en 2017 por la Unión Europea y los ministerios de transporte de Alemania, España, Finlandia, Holanda, Luxemburgo y Suecia, para la creación de un estándar europeo de comunicación entre vehículos y con las infraestructuras de transporte (Car-to-X).

Durante un año los datos se intercambiarán en un ecosistema cerrado con vehículos y componentes de todas las compañías implicadas en el proyecto. Como resultado de la prueba piloto se obtendrá una homologación o estándar europeo de comunicaciones para las vías inteligentes del mañana. Puede que entonces se desatasque el avance del “vehículo inteligente y conectado” en Europa.


 
 
Aviso legal | Contacto | Localización