Asociación Mutua Motera

              Teléfono de la AMM           Inicio   E-mail
 
Usted se encuentra en: Voluntariado
DGT - Historia de un fracaso anunciadoImprimir
29 de Enero de 2015
volver
DGT - Historia de un fracaso anunciado

El número de muertos en accidente de tráfico ha experimentado un incremento de más del 74% en lo que va de año. Ha pasado de 39 a 68 víctimas mortales en menos de un mes y el fin de semana pasado, 6 de los 7 fallecidos eran motoristas.

Además, el número de accidentes de tráfico se ha incrementado en nada menos que un 167% en el mismo periodo.

Antes y después de que la actual directora general de tráfico, Dª María Seguí, tomara posesión de su cargo, la Asociación Mutua Motera advirtió en varias ocasiones que se estaba cayendo en la autocomplacencia y que la siniestralidad no estaba cayendo solo por las medidas adoptadas en los años anteriores, sino que estaba siendo ayudada de forma considerable por la crisis económica. Pedíamos que se continuara con el trabajo o cuando volviera la recuperación económica, volvería la siniestralidad. Ver informe “Sin noticias de la DGT” de julio de 2013.

Con la actual directora, hemos mantenido dos reuniones en las que hemos explicado la situación y hemos propuesto medidas para seguir trabajando. En ambas salimos contentos pues percibimos que entendía, conocía y quería solucionar la grave problemática mezcla de corruptelas, inoperancia, desidia, malos hábitos y falta de profesionalidad, que existía en grandes ámbitos de la Administración que afectan a la seguridad vial.

Lo que más nos ilusionaba era que pasábamos de una dirección con un carácter marcadamente político, como era la de Pere Navarro, a una con un carácter técnico.

Para nosotros era la combinación perfecta, pues Pere Navarro y su equipo hicieron una gran labor de concienciación general con el problema de la seguridad vial, con reformas importantes incluidas, por supuesto con errores importantes, pero también con grandes aciertos, que supusieron un salto cualitativo y cuantitativo en la solución del problema. Ahora llegaba la guinda para terminar el pastel, la gran profesional, técnico en la materia que podía terminar de pulir lo que faltaba en la resolución del problema, al menos en la medida que lo permite el encorsetado sistema jurídico-político actual.

De la ilusión a la decepción y el fracaso

Después de las reuniones con la directora y la única reunión que ha convocado del GT52, nada más se supo.

A pesar de las reiteradas peticiones para retomar el trabajo y de las miles de denuncias de situaciones de riesgo generadas por la propia Administración presentadas por la Asociación Mutua Motera en estos últimos años, Dª María siguió sin hacer nada.

Bueno tampoco es eso, ha hecho dos cosas: ha mejorado algo la captación de datos para elaborar las estadísticas, que por cierto ahora tarda más que nunca en hacer públicas; y ha aprobado la reforma de la Ley de Seguridad Vial en beneficio de los dueños y gestores de los cotos de caza, para eximirlos prácticamente de responsabilidad en los accidentes consecuencia de atropello de especies cinegéticas y dejar en indefensión a las víctimas de estos accidentes.

Ah, bueno sí, también ha comprado varios cientos de radares más. Además ello ha permitido dos cosas “buenas” para la economía, incrementar la recaudación por multas de tráfico a pesar de la crisis y ha ayudado a crecer al negocio de los fabricantes  y gestores de radares.

También ha hecho más cosas: ha paralizado la inversión en investigación, ha paralizado los grupos de trabajo, en especial el GT52 creado para mejorar la seguridad de los motoristas, ha reducido la inversión en formación y, como decía el ministro, ha centrado su política de estos últimos 3 años en controlar alcohol, drogas y velocidad, es decir controles, controles y más controles a los ciudadanos, pero solo a los ciudadanos. Y cuidado porque no decimos que no sean necesarios, lo que sucede es que el problema no está solo en los ciudadanos.

Ah, otra novedad, el ministro dijo también que ahora van a controlar a las furgonetas y camiones, ¡impresionante!, se ve que antes solo era necesario controlar turismos y motocicletas.

¿El resultado?

Pues el que tenemos ahora, que en 2014 sube el número de fallecidos en carretera por primera vez en los últimos 11 años y que el 2015 ha empezado con la siniestralidad disparada.

Que con la gestión de Dª María Seguí hemos retrocedido a la prehistoria de la lucha por la seguridad vial, se han vuelto a las viejas prácticas de centrar la culpa solo en el ciudadano, se ha permitido que llegue la recuperación económica sin haber hecho nada y ahora lo volveremos a pagar los ciudadanos, no solo en dinero con las multas, sino en el bien más preciado, vidas humanas.

Asociación Mutua Motera


 
 
Aviso legal | Contacto | Localización